stocksnap.io/photo/G3OQU49EBBNuevos estudios revelan el impacto negativo de bebidas energéticas y refrescos en la salud bucal, principalmente en la dentadura.


Por Redacción Fitness

Los adolescentes se molestan cuando sus mamás o papás les dicen que no consuman tanta azúcar porque ¡se le van a caer los dientes! Tienen razón.

Un reciente estudio de la Universidad de Sydney, publicado en la Revista de Salud Pública de Australia y Nueva Zelanda, reveló que aquellos adolescentes que consumen dos vasos de bebidas azucaradas pueden enfrentar serios problemas orales.

“Uno de cada siete adolescentes está bebiendo más de dos tazas al día (de bebidas azucaradas)”, indica el estudio. “Eso es dos o tres veces más propenso a tener problemas de salud oral que aquellos que no beben las bebidas”.

Los expertos revelaron que las bebidas energéticas son las más populares entre adolescentes, de los cuales el 20% consume al menos una taza al día.

La autora principal e investigadora, la Dra. Louise Hardy, dijo que el estudio agrega peso a los debates para imponer impuestos a este tipo de bebidas, debido a su impacto en la salud pública.

"Consumir dos tazas al día equivale aproximadamente a 11 cucharaditas de azúcar, muy por encima de las pautas de la Organización Mundial de la Salud para el consumo de azúcar sin siquiera considerar el consumo de alimentos", dijo la Dra. Hardy de la Escuela de Salud Pública de Sydney y Charles Perkins. "Necesitamos estrategias para reducir el consumo de bebidas endulzadas con azúcar por parte de los adolescentes, no sólo por las implicaciones de peso, sino también por la salud oral".

El daño en los adolescentes no sólo es físico, ya que unos dientes malos impactan en su autoestima.

"Los dientes malos pueden tener impactos sociales y de salud significativos y duraderos. Puede causar dolor y sufrimiento considerables y al cambiar lo que las personas comen alteran su habla y calidad de vida", agregó Hardy.

Anuncio

Publicidad

Publicidad

Rutinas

Scroll to top