Si has decidido cambiar tu cuerpo, es importante que hagas una evaluación seria de lo que debes comer para tener un rendimiento físico y mental óptimos.


Por: Redacción Fitness

Acudie con un especialista, en este caso un nutriólogo, quien te hará una serie de pruebas para equilibrar tu alimentación de acuerdo a tu complexión física, edad y el tipo de actividades que desarrollas.

El nutriólogo determina, con base en una evaluación de tu cuerpo y tu estilo de vida, qué tipo de dieta es la correcta para ti, es decir, cuántos carbohidratos, grasas, leguminosas, proteínas necesitas; incluso, te dirá de dónde deben provenir tales nutrientes.

Si tu interés es bajar de peso por ti mismo, entonces, nunca olvides la regla de oro: "si el gasto de energía a través de tus actividades durante el día es mayor que el ingreso de energía (ingestión de alimentos), entonces utilizarás la energía almacenada en el cuerpo, lo que permite la pérdida de peso corporal", como ha sugerido la nutrióloga Marcela Torres en artículos para esta revista.

Es recomendable que la pérdida de peso a la semana no sea superior a un kilo, sólo en casos muy especiales puedes bajar hasta dos kilos. ¿Por qué? Piensa en esto: si durante toda tu vida haz descuidado tu cuerpo, ¿no creerás tener una buena figura en poco tiempo, verdad? Lo puedes lograr, pero sólo por un periodo corto, eso sin contar el desequilibrio alimenticio que tendrías y el rebote (recuperación acelerada y a veces lo doble) de los kilos perdidos.

 Si quieres bajar de peso, no olvides:

  1. Comer alimentos altos en hidratos de carbono y bajos en grasas.
  2. Desayunar, comer bien, y cenar ligero. Si de plano no aguantas el hambre, incluye entre comidas algún alimento ligero (de preferencia fruta).
  3. Hidrátate muy bien, ya que además de tener la sensación de estar "lleno" ayudarás a tu cuerpo a quemar esa grasa de más.
  4. Si esto lo combinas con un poco de ejercicio, mil veces mejor, los resultados se verán más pronto de lo que pensabas. Recuerda que si no tienes tiempo de ir al gimnasio puedes caminar o dejar de utilizar elevadores y escaleras eléctricas.
  5. No te des por vencido fácilmente, mejor cuestiónate por qué comes y controla el motivo, ya que posiblemente lo haces por nerviosismo, aburrimiento o soledad.

Recuerda que la perseverancia es la madre de todos lo éxitos.

Anuncio

Scroll to top