Para lograrlo requerirás de decisión, compromiso, responsabilidad, ejercicio y alimentación balanceada.


 Escrito para Fitness por Ana Cecilia Becerril

Las partes más importantes de una evaluación de pacientes con problemas de sobrepeso u obesidad, son la historia clínica completa y un examen físico. Debe obtenerse información sobre la edad al inicio del problema, cambios de peso recientes, antecedentes familiares de obesidad, antecedente ocupacional, conducta de alimentación y ejercicio, uso de cigarrillos y alcohol, experiencia previa de pérdida de peso y factores psicosociales.

El examen físico debe valorar el grado de distribución de la grasa corporal, el estado nutricional total y los signos de causas secundarias de obesidad.

Hay que medir en ayuno la glucosa, colesterol y triglicéridos en sangre.

No hay un método eficaz único para tratar la obesidad. Mediante las técnicas convencionales sólo el 20% de los pacientes pierden 10 kg y conservan la pérdida más de dos años; 5% sostienen una pérdida de 20kg.

Al parecer, para el éxito terapéutico es más importante un contacto cercano continuo con la persona, que las características específicas de cualquier régimen de tratamiento determinado.

Los programas de mayor éxito utilizan un método multidisciplinario para perder peso, con dietas hipocalóricas balanceadas, modificación de la conducta u otras estrategias para cambiar la conducta alimenticia, ejercicio aeróbico y apoyo social.

Hay que insistir en conservar la perdida de peso y el cambiar los hábitos de vida a una más sana.

La meta inicial al tratar de bajar de peso es lograr una perdida aproximada del 10% de su peso. Una vez logrado esta reducción se debe de mantener durante seis meses y posteriormente volver a intentar bajar otro 10% si se requiere. Muchas veces es mejor mantener una perdida de peso moderara por un periodo de tiempo prolongado que después de haber logrado bajar muchos kilos, subirlos casi inmediatamente después de dejar el tratamiento.

Una pérdida razonable de peso deberá ser entre uno a dos kilos de peso por semana, basados en una dieta hipocalórica balanceada entre 1200 a 1500 kilocalorías por día. Teóricamente  después de haber hecho este régimen alimenticio durante seis meses, el resultado sería haber perdido entre 24 a 48 kilos. Sin embargo, actualmente el rango observado es aproximadamente entre 18 a 20 kg. Obviamente si se lleva el tratamiento durante un año el resultado es todavía más evidente.

El ejercicio ofrece ventajas a quienes intentan perder peso y conservarse así. Los ejercicios aeróbicos aumentan de manera directa el gasto diario de energía y son en particular útiles para conservar el peso por mucho tiempo. El ejercicio también conserva la masa corporal magra y evita de modo parcial la disminución del gasto de energía que se observa en la semi inanición.

La actividad física debe formar parte del tratamiento para bajar de peso y este debe basarse en programas de inicio que constan de ejercicio moderado (como caminar) durante 30 a 45 minutos de tres a cinco veces por semana. Y con este régimen de actividad podremos quemar aproximadamente 100 a 200 kcal por día de energía extra.

Si aumentamos la actividad física diaria en 150 kcal de energía, en una semana podremos quemar aproximadamente 1000 calorías de energía que ayudarán a perder más peso en grasa.

Para los principiantes o alguien que siempre ha tenido una vida muy sedentaria, una actividad muy leve incluye el aumentar las actividades que lo mantengan caminando y parado, planchar, cocinar, tocar un instrumento musical o regar el jardín.

Para aquellos que ya han tenido cierta actividad y quieren incrementarla moderadamente, incluyen una caminata de 25 minutos aproximadamente, el hacer la limpieza del hogar, cuidar a los niños, jugar tenis o hacer actividades de carpintería.

Para los que ya hacían actividad moderada y la quieren hacer ligeramente intensa, incluyen trotar 15 minutos en pendiente, hacer el jardín, bicicleta, bailar y jugar tenis.

Los que deseen una actividad intensa incluyen correr en pendiente 10 minutos, basketball, fútbol, natación.

Lo más importante de un tratamiento para bajar de peso, es ser realistas en el objetivo, no hay que comprar todas las ideas baratas de bajar más del 10% del peso actual en muy poco tiempo.

El tratamiento de la obesidad o sobre peso es un reto de largo plazo que incumbe tanto al paciente, como a su familia, amigos y el médico que consulta y no olvidarse de que se trata de una enfermedad que afecta emocional y físicamente al paciente, además de que también modifica su ambiente familiar y laboral y requiere tratamiento multidisciplinario.

Anuncio

Publicidad

Publicidad

Rutinas

Scroll to top